Reutilización de aguas depuradas

Las aguas residuales procedentes de una estación depuradora pueden reutilizarse para diferentes usos, siempre y cuando se garanticen los niveles de calidad y el buen uso de las aguas regeneradas exigidos en el Real Decreto 1620/2007, por el que se establece el Régimen Jurídico de la Reutilización de las Aguas Depuradas, que tiene la consideración de normativa básica estatal en esta materia. Esta norma establece las responsabilidades del titular de la autorización o concesión de reutilización, así como del usuario del agua regenerada, sin perjuicio de su supervisión y control por parte de la Administración

Los usos que pueden darse a las aguas regeneradas se agrupan en cinco tipos: urbanos, agrícolas, industriales, recreativos y ambientales, y los criterios de calidad se establecen en el ANEXO I.A. del Real Decreto según el uso del agua previsto. En cualquier caso, los parámetros que siempre deben ser controlados por parte del titular son los siguientes: Nematodos intestinales, Escherichia coli (indicadores microbiológicos del riesgo sanitario), sólidos en suspensión y turbidez (indicadores fisicoquímicos del riesgo ambiental).

En la tabla siguiente se muestran el número de autorizaciones de reutilización en la cuenca del Duero según el uso admitido, y el volumen y porcentaje asociado de aguas residuales regeneradas:

Uso admitido

Nº de autorizaciones de reutilización

Volumen de aguas residuales regeneradas (m3/año)

% volumen aguas residuales regeneradas

AGRICOLA

5

139.775

25,5%

AMBIENTAL

2

4.313

0,8%

URBANO

1

2.000

0,4%

RECREATIVO

2

402.832

73,4%

INDUSTRIAL

0

0

0

TOTAL

10

548.920

100%

Tabla 1.- Autorizaciones y volúmenes de reutilización en la cuenca del Duero según el uso admitido (31/12/2018)

El uso agrícola es principalmente (95%) para el riego de cultivos de productos para consumo humano sometidos a tratamiento industrial posterior o de pastos para consumo de animales productores de leche/carne, frente a un 5% para el riego de cultivos leñosos (viñedos). Los usos urbanos, recreativos y ambientales son, respectivamente, para el riego de jardines, de campos de golf y de zonas verdes no accesibles al público.