Inicio > Gestión de la Cuenca > Vertidos y depuración > Saneamiento y depuración aguas residuales > Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015

Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015

 

1. Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015

 

La política ambiental europea tiene entre sus principios fundamentales, la conservación, protección y mejora de la calidad del agua así como la utilización prudente y racional de los recursos naturales (Artículo 130R del Tratado de la Unión Europea).

 

Para la consecución de dichos objetivos se han seguido diferentes estrategias a lo largo del tiempo, desde la protección de los recursos hídricos en función de los usos del agua, al control de vertidos mediante normas de emisión para llegar a una estrategia ambiental, basada en la protección de las masas de agua consideradas como ecosistemas acuáticos, con un enfoque por tanto más ambiental que promueve e impulsa un uso más sostenible del agua.

 

En cuanto a los vertidos de aguas residuales, el Real Decreto-Ley 11/1995, de 28 de diciembre, por el que se establecen las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas, y el Real Decreto 509/1996, de 15 de marzo, de desarrollo de este Real Decreto-Ley, modificado por el Real Decreto 2116/1998, establecía que antes del 1 de enero del año 2006, todas las aglomeraciones urbanas de más de 2.000 habitantes equivalentes debían contar con un tratamiento secundario de sus aguas residuales, y para aquellas aglomeraciones de menos de 2.000 habitantes equivalentes con un tratamiento adecuado de las mismas.

 

Para alcanzar estos objetivos, se elaboró y desarrolló del Primer Plan Nacional de Saneamiento y Depuración (1995–2005), puesto en marcha en el año 1995 por el entonces Ministerio de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente, con el horizonte puesto en el 31 de diciembre 2005, fecha clave señalada por la normativa para alcanzar la conformidad de los sistemas de depuración de las aglomeraciones urbanas.

 

La ejecución de este Plan, que contó con el acuerdo de colaboración y cooperación de todas las Comunidades y Ciudades Autónomas, ha permitido que España alcance un nivel de conformidad del 77%, que se elevará en los dos próximos años al 91% si se contabilizan las infraestructuras que están en construcción.

 

Durante estos diez años de vigencia del Primer Plan Nacional de Saneamiento y Depuración 1995-2005, se ha producido un cambio relevante, derivado de la aprobación y transposición de la Directiva Marco y administración pública del Agua en el año 2000, que aporta un nuevo enfoque integrado de la política de aguas.

 

Posteriormente, el entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, en colaboración con las Comunidades Autónomas, ha redactado un segundo Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015, que da respuesta tanto a los objetivos no alcanzados por el anterior Plan, como a las nuevas necesidades planteadas por la Directiva Marco del Agua.

 

Por tanto, este nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas forma parte de un conjunto de medidas que persiguen el definitivo cumplimiento del Real Decreto-Ley 11/1995 y que pretenden contribuir a alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua que la Directiva Marco del Agua propugna para el año 2015, con objeto de conseguir un desarrollo socioeconómico equilibrado y ambientalmente sostenible.

 

Uno de los retos de este nuevo Plan, es generalizar sistemas eficaces de depuración y redes de saneamiento que conduzcan todas las aguas residuales a las depuradoras, en particular para muchas aglomeraciones urbanas de pequeño tamaño (< 2.000 habitantes equivalentes). Por ello, aunque el porcentaje en carga contaminante de este conjunto de poblaciones es pequeño en comparación con las grandes aglomeraciones urbanas, su elevado número, supone uno de los retos más importantes del nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas.

 

Este es un aspecto especialmente relevante en la cuenca del Duero, que se caracteriza por la existencia de un gran número de vertidos urbanos de pequeño tamaño tal y como se puede comprobar en la siguiente tabla:

 

Tamaño núcleo de población o asimilables
(habitantes equivalentes)
Nº vertidos Volumen de vertido autorizado
(m3 / año)
Carga total
(habitantes equivalentes)
Mayor o igual a 15.000 HE 19 214.766.081 2.714.321
Entre 2.000 y 15.000 HE 159 49.502.170 757.070
Entre 250 y 2.000 HE 1.185 33.682.710 679.294
Menor a 250 HE 3.473 16.284.998 321.766
TOTAL 4.836 314.235.959 4.472.451

 

El 70 % de los vertidos de naturaleza urbana o asimilables en la cuenca del Duero corresponden a vertidos de muy pequeño volumen (menores a 250 habitantes equivalentes), mientras que por otro lado los 19 vertidos existentes de mayor tamaño suman más de un 60 % de los habitantes equivalentes del total de los vertidos urbanos de la cuenca.

 

En la siguiente tabla se recoge el número de vertidos urbanos por provincias y su grado de cumplimiento:

 

Provincia Nº vertidos Carga contaminante en Hab.Eq. Nº vertidos con tratamiento adecuado Carga contaminante en Hab.Eq. con trat. adecuado % vertidos con tratamiento adecuado % Población equivalente con tratamiento adecuado
Ávila 371 311.477 124 51.273 33,4 16,5 (1)
Burgos 634 849.325 434 784.019 68,5 92,3
Cantabria 19 1.664 15 1.558 78,9 93,6
León 968 621.965 565 485.380 58,4 78,0
Ourense 141 50.230 102 46.344 72,3 92,3
Palencia 517 349.216 258 276.686 49,9 79,2
Salamanca 472 567.776 248 442.198 52,5 77,9
Segovia 386 322.704 154 224.155 39,9 69,5
Soria 386 177.489 152 135.578 39,4 76,4
Valladolid 396 825.468 194 617.189 49,0 74,8
Zamora 546 395.137 345 286.212 63,2 72,4
TOTAL 4.836 4.472.451 2.591 3.350.592 53,6% 74,9

 

(1) El bajo porcentaje de población equivalente con tratamiento adecuado se debe a que el vertido del municipio de Ávila, que agrupa al 60 % de la población equivalente de la provincia, está actualmente clasificado como no adecuado, en espera de la realización de una serie de mejoras en la EDAR existente, aunque el municipio cuenta con una EDAR con tratamiento secundario.

 

La Confederación Hidrográfica del Duero, consciente del reto que supone abordar la depuración de estos pequeños municipios, está desarrollando en estos momentos un proyecto piloto con la colaboración del Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX (Centro de Experimentación de Obras Públicas), “Tratamientos singulares de carácter experimental de vertidos en pequeñas poblaciones de la cuenca del Duero”, con objeto de establecer aquellas tecnologías de depuración más apropiadas desde el punto de vista tecnológico y económico a las singularidades de estos pequeños municipios de la cuenca del Duero.

 

Además, la revisión de las declaraciones de zonas sensibles mediante la Resolución de 10 de julio de 2006, de la Secretaría General para el Territorio y la Biodiversidad, por la que se declaran las Zonas Sensibles en las Cuencas Hidrográficas Intercomunitarias, ha aumentado considerablemente las aglomeraciones urbanas afectadas que deben acondicionar sus sistemas de depuración a una eficaz reducción de nutrientes mediante  un tratamiento terciario. Esta es una de las principales líneas de actuación del nuevo Plan.

 

Pulse para ver cuadro a mayor tamaño (se abrirá en una nueva ventana)

 

Figura 1.: Aglomeraciones urbanas de la cuenca del Duero de más de 10.000 habitantes equivalente afectadas por la Resolución de 10 de julio de 2006, de la Secretaría General para el Territorio y la Biodiversidad, por la que se declaran las Zonas Sensibles en las Cuencas Hidrográficas Intercomunitarias

 

 

 

Finalmente, mencionar que uno de los objetivos fundamentales incorporados en este nuevo Plan, es el incorporar en la mayor medida posible la Reutilización de Aguas Depuradas para incrementar las disponibilidades de recursos hídricos de acuerdo a los criterios establecidos en el Real Decreto 1620/2007, de 7 de diciembre, por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas.

 

 

 

 

 

2. Protocolos Generales de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y las CC.AA., por los que se fija el marco general de colaboración en el ámbito del saneamiento y de la depuración: “Ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015”

 

Este nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas se basa en los principios de territorialidad, solidaridad, coordinación e igualdad entre regiones españolas, contemplando desde un primer momento la participación activa de las Comunidades y Ciudades Autónomas y de las Corporaciones Locales, que son los entes principalmente responsables del cumplimiento de la normativa sobre tratamiento de aguas residuales urbanas: la obligación de depurar es del titular del vertido que suelen ser ayuntamientos y las ayudas las deben habilitar las Comunidades Autónomas; pero también están presentes los Organismos de cuenca como competentes en el control de los vertidos de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales Urbanas a los cauces públicos de las cuencas intercomunitarias, y los agentes sociales (empresarios, sindicatos, ONGs, universidades, etc...).

 

Uno de los objetivos del Plan ha sido definir el mecanismo de financiación y ejecución de todas las inversiones pendientes. La solución, al igual que en el Primer Plan de Saneamiento y Depuración, 1995-2005, se concreta en Convenios Bilaterales entre la Administración General de Estado y las Administraciones competentes, que establecen las condiciones para materializar las aportaciones y los compromisos de cada parte. El mecanismo del Convenio Bilateral se ha revelado como una buena herramienta para poner en marcha las actuaciones a nivel de cada Comunidad Autónoma.

 

 

2.1. Protocolo General de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y la Xunta de Galicia por el que se fija el marco general de colaboración en el ámbito del saneamiento y la depuración: “Ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015”

 

El 30 de enero de 2009, el MARM y la Xunta de Galicia firmaron el Protocolo General de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y la Xunta de Galicia por el que se fija el marco general de colaboración en el ámbito del saneamiento y la depuración para la ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015.

En primer lugar, este Protocolo contempla las obras declaradas de Interés General del Estado y de futura realización, que serán ejecutadas y financiadas por la Administración General del Estado.

 En segundo lugar, se incluyen las obras de tratamiento terciario, identificadas dentro del Plan de la Xunta de Galicia, que están asociadas al cumplimiento de las condiciones exigibles en las zonas declaradas sensibles que afecten a la Comunidad Autónoma. En lo que concierne a la cuenca del Duero están las mejoras en la EDAR y red de saneamiento de Verín en la provincia de Ourense.

En tercer lugar, el Protocolo recoge las obras competencia de la Xunta de Galicia que ésta solicita al MARM que sean realizadas por Sociedades Estatales.

En cuarto lugar, se incluyen en el acuerdo obras que figuran en el Plan General de Saneamiento y Depuración de la Xunta de Galicia, de competencia de la Comunidad Autónoma, que ésta se compromete a ejecutar.

También, el Protocolo establece la ejecución de actuaciones en municipios integrados en Red Natura 2000 y prioritariamente para los integrados en Parques Nacionales. En lo que respecta a la Confederación Hidrográfica del Duero se encuentra la depuración y saneamiento de Laza (Ourense).

 Finalmente, también se contempla la depuración de los municipios de menos de 1.000 habitantes equivalentes entre los que se encuentran el resto de los de la provincia de Ourense pertenecientes a la cuenca del Duero.



2.2. Protocolo General de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y la Junta de Castilla y León por el que se fija el marco general de colaboración en el ámbito del saneamiento y la depuración: “Ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015”

 

 

El 2 de febrero de 2010, el MARM y la Junta de Castilla y León firmaron el Protocolo General de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y la Junta de Castilla y León por el que se fija el marco general de colaboración en el ámbito del saneamiento y la depuración para la ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015.

 En este Protocolo General de Colaboración, que afecta a cinco cuencas intercomunitarias (Duero, Tajo, Ebro, Cantábrico y Miño-Sil) se definen la distribución de actuaciones entre la Administración General del Estado y la Comunidad Autónoma:

 

-          Le corresponde a la Administración General del Estado las actuaciones pendientes de licitar y ejecutar declaradas de interés general del Estado. Igualmente le corresponde el resto de actuaciones incluidas en el Anexo I, actuaciones de interés general.

 

 

-          Le corresponde también a la Administración General del Estado la ejecución y financiación de las actuaciones incluidas en el Anexo II son aquellas asociadas al cumplimiento de las condiciones exigibles en las zonas sensibles declaradas por la Secretaría General para el Territorio y la Biodiversidad en su resolución de fecha 26 de junio de 2006, que afecta a la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

 

 

-          El Anexo III recoge las actuaciones competencia de la Junta de Castilla y León que ésta solicita, a través de la Consejería de Medio Ambiente, al Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino que sean realizadas por la Sociedad Estatal Aguas del Duero a través de la oportuna modificación de su Convenio de Gestión Directa, y aquellas que serán ejecutadas por la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León, siendo seleccionadas de común acuerdo y ejecutadas y financiadas con recuperación de un 30% de los costes, a través de las tarifas establecidas por las citadas Sociedades en un plazo máximo de 25 años, a pagar por los Ayuntamientos.

 

 

-          En el Anexo IV se incluyen las actuaciones cuya ejecución corresponde a la Junta de Castilla y León por sí o conjuntamente con las administraciones locales u organismos y entidades participadas o dependientes de ella.

 

 

-          En el Anexo V se recogen las actuaciones en municipios integrados en la Red Natura 2000 (aquéllos que tengan al menos un 5% de su superficie o un mínimo de 10 Ha. en dicha red y una población inferior a 20.000 habitantes). Las actuaciones se incluirán de común acuerdo con la Junta de Castilla y León en el Programa de Desarrollo Rural Sostenible, que en su momento apruebe el Gobierno, financiando y ejecutando la Administración General del Estado hasta el 50% del coste de las mismas. La Junta de Castilla y León financiará y ejecutará por sí o conjuntamente con otras administraciones locales u organismos o entidades participadas o dependientes, el porcentaje restante.

 

Finalmente, a continuación se muestra un cuadro resumen general de las actuaciones que corresponden a la Administración General del Estado y la Junta de Castilla y León.

 

 

 

 
 
CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL DUERO, O.A.