Inicio > Gestión de la Cuenca > Conservación y restauración ambiental > Especies exóticas invasoras en aguas continentales > El mejillón cebra

El mejillón cebra

Introducción

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) es una de las últimas especies exóticas aparecidas en las aguas continentales ibéricas y es considerada una de las plagas más dañinas a nivel mundial.

 

Agregado de mejillón cebra

Fuente: Confederación Hidrográfica del Ebro

 

Se trata de un pequeño molusco bivalvo originario de las aguas dulces y salobres de los mares Caspio y Negro. A partir del siglo XVIII, el mejillón cebra comienza su expansión por Europa y a finales del siglo XX por Norteamérica. En España las primeras poblaciones se detectaron en julio de 2001 en el bajo Ebro (Aragón y Cataluña) y desde entonces se ha expandido hacia otros puntos de la cuenca, e incluso fuera de ésta (cuencas del Júcar y del Segura). Hasta el momento no se ha encontrado en la cuenca del Duero. No obstante, es necesario extremar las medidas preventivas para evitar la llegada de esta peligrosa especie invasora.

Descripción de la especie

El mejillón cebra tiene un aspecto similar al mejillón marino, aunque de tamaño bastante inferior (entre 2 y 3 cm de longitud en su fase adulta) y, a diferencia de éste, carece de interés gastronómico. Tiene una forma triangular y un dibujo irregular de bandas blancas y oscuras en zigzag.

Se trata de una especie gregaria que se sujeta a todo tipo de sustratos constituyendo colonias en forma de extensos y densos racimos. En sustratos recién colonizados se ha llegado a medir densidades de hasta 750.000 indiv/m2 y espesores de 30 cm.

El mejillón cebra se caracteriza por su alta tolerancia a los cambios ambientales, ya que es poco exigente y muy resistente, pudiendo llegar a vivir hasta 6 días fuera del agua. Es sin duda la especie de molusco con mayor capacidad reproductiva de todas las conocidas: una hembra puede liberar un millón de huevos al año durante sus 2 ó 3 años de vida.

Dispersión

El ciclo biológico del mejillón cebra incluye una fase larvaria planctónica y una fase adulta bentónica. En forma de larva, el mejillón cebra es muy difícil de controlar y se puede introducir en cualquier lugar. Uno de los vectores con mayor potencial para su dispersión son las embarcaciones, los mejillones adultos se fijan en su superficie mientras que las larvas viajan en sus aguas de lastre.

Impactos

Entre los perjuicios derivados de la aparición del mejillón cebra se pueden destacar los siguientes:

a) Ecológicos:

  • Origina importantes impactos al ecosistema de acogida, con cambios en las comunidades de peces y amenaza continuada a especies autóctonas, en particular a otras especies de bivalvos protegidas.
  • Compite por el fitoplancton, produce modificaciones en la cadena trófica, altera la estructura del hábitat y contribuye a un progresivo empobrecimiento del ecosistema fluvial.

b) Económicos:

  • Obstruye infraestructuras relacionadas con la conducción y el paso del agua (tuberías, conducciones, rejas,…).
  • Produce daños en las embarcaciones por el recubrimiento de los cascos o al introducirse en los circuitos de refrigeración de los mismos.

Acciones de la Confederación Hidrográfica del Duero

La invasión del mejillón cebra supone un grave riesgo de desastre ecológico y socioeconómico, ya que una vez establecido en un nuevo ecosistema es muy difícil su erradicación.

Las acciones emprendidas por la Confederación Hidrográfica del Duero forman parte de la “Estrategia Nacional para el Control del Mejillón Cebra”, aprobada el 6 de septiembre de 2007 por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, y en la que se coordinan las actuaciones a llevar a cabo por las distintas administraciones implicadas.

En definitiva, las acciones adoptadas por la Confederación Hidrográfica del Duero se basan en la prevención y coordinación entre administraciones, y entre las que cabe destacar la edición y distribución de folletos informativos, la prohibición de la entrada de embarcaciones que hayan navegado en la cuenca del río Ebro y en el embalse de Sitjar (cuenca del Júcar) y no hayan sido debidamente desinfectadas, así como la realización de muestreos, sin que hasta el momento se hayan detectado larvas de la especie.

 

Descargar: tríptico 'El mejillón cebra' [Ocupa: 1,76 Mb.] [Formato: PDF]

 

Evite su propagación

  • Si su embarcación ha estado recientemente en una zona afectada, muéstrese cauteloso. Cumpla la normativa vigente.
  • Inspeccione y limpie su embarcación y motor, eliminando los restos de vegetación acuática y los mejillones. Tenga en cuenta que los mejillones cebra pueden ser muy pequeños y medir sólo milímetros.
  • Vacíe y desagüe toda el agua de su embarcación, evitando la contaminación de nuevas áreas. Tenga en cuenta que las larvas microscópicas pueden viajar en las aguas de lastre y en los viveros. No realice estos trabajos junto al agua, pues favorecería la dispersión del mejillón cebra.
  • Limpie y deje secar todo su equipo de pesca (botas, redes, aparejos) y embarcación al menos durante una semana.
  • Nunca use mejillones como cebo vivo para pescar.
  • Avise a las autoridades si detecta la presencia del mejillón cebra.

Enlaces

http://oph.chebro.es/DOCUMENTACION/Calidad/mejillon/inicio.htm

http://www.chj.gob.es/mejilloncebra/

http://www.chcantabrico.es/index.php?idm=345

 

 
 
CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL DUERO